style="margin-top:40px;". Tu cabello si es importante, para tu belleza - Belleza con Luza Ríos

Tu cabello si es importante, para tu belleza

Muchas mujeres piensan que lavar el cabello con regularidad les garantiza un pelo saludable y radiante.  Pero la clave para lucir una gran cabellera es mas que el champú y acondicionador.   Los factores importantes que determinan la textura, cantidad calidad y color del cabello hay que tenerlos bajo control, pero primero hay que  conocerlos.

Una cabellera tiene un promedio de 100.000 a 200.000 folículos pilosos, y cada uno de ellos tiene un ciclo de vida de 3 a 5 años.  Además están las glándulas sebáceos adjuntas al folículo piloso que segregan los aceites que lubrican el pelo en su crecimiento.  El crecimiento depende de los elementos nutritivos que recibe el folículo a través de la sangre.    Esto significa que la nutrición es importante en los procesos de crecimiento mas no determina los centímetros que crece el pelo.  Ahora bien, esto no quiere decir que esos periodos en que se nos cae el cabello, se deben precisamente a una mala nutrición; el cabello tiene la característica de que en un lapso de cuatro a diez años, su raíz entra en un periodo de reposo durante tres meses.  En este tiempo el folículo piloso se encoge y limita su producción de células.  Como resultado, el pelo se cae, pero pasado este tiempo regresa a la normalidad.  La textura, la calidad, y el color de cabello son factores hereditarios. 

Los cuidados del pelo

Tener una cabellera radiante no tiene porque ser para pocos, o solo cuando vamos a la peluquería.  Conocer el champú adecuado para las condiciones del cabello,  la elección se basa generalmente en las condiciones exteriores, olvidándose de los ingredientes que necesita el cabello.  Es decir, se fijan en la consistencia, en la textura (si el champú es cremoso, líquido o gelatinoso), el color, precio, cantidad de espuma que hace y la fragancia.  Sin embargo, estas características no son tan importantes cuando lo que se pretende es buscar un producto que le dé una apariencia saludable al pelo.  En otras palabras, el champú debe tener tres funciones básicas para cumplir su cometido: un detergente que retire el sudor, el polvo y otras impurezas que se acumulan en el cuero cabelludo y en el cabello; agentes suavizantes, emolientes y proteínicos que balanceen las sustancias alcalinas del detergente y que restauran la humedad perdida, y ciertos aditivos químicos que son los que le dan una apariencia y olor agradable al producto.   Para que todos estos ingredientes funcionen como es debido, el champú tiene que estar creado especialmente para su tipo y condición de pelo.

Los cabellos secos y normales necesitan un champú suave que remueve la suciedad, sin eliminar los aceites y la humedad natural del pelo.   El pelo graso por el contrario, necesita un limpiador mas activo que remueva el exceso de aceite  y las impurezas que se acumulan en el cuero cabelludo  en el pelo en sí.

Procedimiento de lavado

Enjuague bien el cabello y el cuero cabelludo con agua tibia.  Vierta un poco de champú sobre la palma de su mano y frote ambas manos para distribuir bien el producto.  Empiece la aplicación por la parte superior de la cabeza, terminando en la inferior.  Use las yemas de los dedos para darse un masaje en toda la cabeza y evite usar las uñas, ya que estas pueden dañar la superficie delicada del cuero cabelludo.  Tampoco enrolle el cabello sobre la coronilla; mejor deje que el champú y el agua corren a lo largo del cabello.  Después de masajear toda la cabeza aclare con agua tibia, usando los dedos para separar las hebras del cabello.  Deje correr el agua durante treinta segundos para asegurarse de que ha eliminado todo residuo de champú; si quedan partículas del producto puede confundirse con la caspa.  Si su cabello es graso repita el proceso.  Por último fortalezca el pelo enjuagando con agua fría durante unos diez segundos. 

Por muy suaves que sean los champús, tienen una base de detergente, son alcalinos y funcionan expandiendo el pelo y levantando la cutícula. Además tienen una carga eléctrica que hace que las hebras reaccionen unas contra otras, produciendo lo que conocemos como estática.  Para controlar este problema lo ideal es usar un acondicionador después del champú, no importa qué tipo de pelo tenga.  Como estos productos tienen una base ácida, y una carga eléctrica positiva, ayudan a controlar el cabello, mientras lo mantienen brilloso y flexible.
En el caso del cabello seco, el acondicionador le devuelve los aceites naturales que ha perdido.  Y en el caso de los cabellos grasos, le restaura el brillo que el exceso de grasa le quita. 
Use un acondicionador que tenga un nivel de ácido compatible con el nivel natural de ácido que tiene en el cuero cabelludo.  Los acondicionadores con proteínas ayudan a reparar las hebras dañadas.  No aplique el acondicionador sobre el cuero cabelludo, empieza por las puntas hasta distribuirlo por todo el cabello pero sin llegar a la raíz.  Enjuague bien con agua tibia por unos minutos, aclare con agua fría durante unos segundos y finalmente para darle brillo aplique un truco fantástico, agua con gas.

Cuando el cabello está excesivamente maltratado por la falta de humedad, los tintes, las permanentes, los alisados o cualquier otro tipo de proceso químico, use revitalizadores  y tratamientos de placenta, aceite o mascarillas especial.


Share on Google Plus

About belleza con Luza

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 Tu comentario es importante :

Publicar un comentario

En los comentarios encontrarás muchas respuestas a tus preguntas. Inscribete y llena el formulario, así nuestro contacto es directo. Fuerte abrazo, Luza