style="margin-top:40px;". Hijos de Adan y Eva - Belleza con Luza Ríos

Hijos de Adan y Eva


Aceptamos todo pese a que nuestros sentimientos se hayan heridos, aceptamos las mentiras pese a que conocemos la verdad, aceptamos que nos engañen aún conociendo la intención. Nos aterra hacernos respetar con la razón y la verdad. Si sabemos que somos sinceros y el otro no lo es, nos avergüenza hacerle quedar mal.

Esta situación se repite diariamente, y la repiten muchos seres humanos del planeta, y el problema está en que a pesar de que sabemos que es verdad no nos la creemos. Vivimos en un mundo de mentiras, desde que nacemos nos dan una información falsa, y nos adentran en un mundo fantástico donde nos hacen creer que somos hijos de Adán y Eva, donde impone un Dios castigador que nos humilla y debemos adorarle arrodillados lacerados por la culpa y el miedo. Los niños crecen con las frases mas nefastas "no hagas esto, no preguntes, no molestes, ¡no! ¡no! y mas ¡no!"

Los padres indiferentes y las madres amargadas y con sobrecarga de trabajo. Pobres madres que sería de este planeta si las madres no tuviesen la paciencia y el espíritu de esclavas de sus hombres, para esperar y cuidar de la descendencia mientras estos machos aventureros se adentran en la oscuridad de la aventura, siempre con el ánimo de conquista, de poder. Finalmente son ellos los que se llevan los galardones, y ellas que han hecho todo el trabajo continúan entre las rejas de la esclavitud y la humillación de ni siquiera poder decidir su destino.

Que sería de este mundo si no estuvieran las mujeres sosteniendo todo el caos que el hombre ha formado. Pero de no ser así la especie no se hubiese mantenido, pues imagínense un mundo de hombres en guerra, se hubiesen exterminado muy pronto. Y es por esto que han superado en poder a la mujer, ya que su mayor poder son las armas y su capacidad de usarlas sin la razón pero si con su violencia que les caracteriza. La mujer en cambio usa la razón y el amor para acabar con esa violencia o al menos apaciguarla.
Pero no ha sido fácil razonar con hombres violentos que solo buscan poder y satisfacer su masculinidad ante la dominación, para ello la mujer ha tenido que transformar su delicadeza y amor natural, en una mascara de mentira y manipulación.

Mientras los hombres se han obsesionado por conquistar y adquirir poder, han ido perdiendo otros poderes tan importantes, que han olvidados los poderes femeninos, concentrándose siempre en un buen par de tetas, sin darse cuenta que sobre ellas existe un gran cerebro; por eso han caído grandes imperios. Esa ha sido la gran mentira, hombres seducidos por sus enemigas. Y, es que existe una rivalidad genética entre hombres y mujeres, o sino porque las mujeres buscan competir y superar a los hombres? Si somos diferentes, si cada uno tiene una misión diferente pero se ha vuelto una competencia, donde la mentira y el engaño son los protagonistas del cuento.

Si lees esto y te molestas, entonces piensa, eres lo realmente sincero o sincera contigo mismo o con tu pareja?
Eres sincero contigo mismo, debes empezar por hacerte esta pregunta.
Tu respuesta es parte de tu mentira o tu sinceridad.
Share on Google Plus

About belleza con Luza

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 Tu comentario es importante :

Publicar un comentario

En los comentarios encontrarás muchas respuestas a tus preguntas. Inscribete y llena el formulario, así nuestro contacto es directo. Fuerte abrazo, Luza